Libertad:



Sentirse libre es algo más complicado que el hecho de pronunciar su nombre, pero para mí, tan solo son fragmentos de la vida en los que te sientes verdaderamente tú, seguro y crees que puedes alcanzar todos tus objetivos con tan solo pensarlo. Comprendes que estar sola es una elección y que siendo tuya, prefieres atraparla a que se te escape de las manos, no quieres que se deslice de ellas porque es lo mejor que puedes hacer ahora mismo, es lo mejor que tienes en el instante en el que te levantas o en el que lees entre preciosa naturaleza.

Los eventos sociales te encarcelan en un mar de palabras poco importantes, ganas de saber de otros o presumir de lo que tienes o no, es un buen momento para sentirse poderoso, algo en lo que yo elijo no participar, porque ser libre también es una opción aplicable a mi vida. No quiero formar parte de mundos totalmente diferentes al mío, quiero que me pertenezcan mis pensamientos, quiero que fluyan los sentimientos en mi interior y que termine estando completa dentro de mí, no necesito a nadie que me diga cuántos hijos tiene, la casa tan grande que le espera al llegar o el fantástico Mercedes que guarda en su garaje, son palabras de paja y nada con mayor importancia.

Cuando se encuentra la tranquilidad y la paz es cuando se puede decir que tu alma se ha liberado de la suciedad absoluta de una sociedad plagada de intereses y sentimientos contradictorios que ni siquiera encontrará el camino de vuelta a algo mejor o a algo mucho más humano. Esta sociedad nunca será suficiente para mí, ni siquiera las palabras de compasión o los saludos agradables podrán cambiar esa sensación incómoda que siento cada vez que hablo con alguien, es una sociedad dominada por la superficialidad misma, la cual, necesita que le des algo a cambio por lo que ella te aporta.

Te dicen qué hacer y cómo actuar desde que tienes uso de razón, para que seas un muñeco más al que manipular cuando crezcas y tengas edad suficiente como para ser otro esclavo más que no pueda hablar por sí mismo. No les sirve un desviado social porque no asiente a todo, porque revindica constantemente y no está conforme en todas aquellas absurdeces que oye cada día que está obligado a acallar. Pero es inevitable no verlo con tus propios ojos, el tremendo desorden que viene dado por personas que no son capaces de pensar por ellas mismas que no tienen claras sus prioridades y que prefieren ser siervos de otros para no sentirse solos que avanzar con la cabeza bien alta y con los sentimientos en un corazón que late plácidamente y con el olor a libertad por cada arteria del cuerpo.

La libertad está en las palabras que resuenan a través de tu boca, alrededor de tus ojos, incluso, cuando no estás de acuerdo en algo y eres libre para dar tu opinión. Hay personas que no son capaces de hacerlo por el qué dirán, por cómo actuarán después de decir ésto o les embauca el miedo a no ser aceptados. Realmente, podemos ser mejores, podemos alcanzar una paz superior en nuestro interior sin necesidad de nadie más, sin que te miren por encima del hombro o te recuerden que eres un marginado social, algo con lo que he tenido que lidiar desde que tengo uso de razón. No convive la comprensión ni los favores sin recibir nada a cambio, ni siquiera los actos de generosidad pueden verse por ahí, ya nada de eso existe, todo debe ser a cambio de otro algo que es tremendamente superficial y, quizá incluso, inmoral.

Somos esclavos de una libertad fingida, algo que han creado en nosotros desde muy pequeños pero que no es real. Nos dicen que podemos opinar, expresarnos de la manera que prefiramos y que hagamos lo que nos dé la gana, por así decirlo, por el libre al vedrío y demás, pero no es así en absoluto cuando detrás de una acción hay una crítica social adherida. Creo que la libertad ha de tomarse, ha de trabajársela uno mismo y se tiene que sentir dentro como propia, no una prolongación más de personas que saben menos de ti que el presidente del Gobierno. Uno se crea su realidad como una persona se crea su libertad, su espacio y su ambiente distendido y tranquilizador, hay que respirar profundo y ver a través de aquello que quieres para completar el círculo de felicidad que te embauca cada vez que ves los ojos de la persona a la que quieres o cuando has escrito el mejor relato de tu blog, cada uno tiene la libertad que elije y merece a su manera.


Espero que os haya gustado esta agradable reflexión. Un beso y un abrazo a todos, lectores.

Comentarios

  1. Toda acción tiene consecuencias. No es lógico que al dar tu opinión las personas te jueguen por ello o te hagan la cruz, por así decirlo, somos seres que nos relacionamos. Podemos llegar a un entendimiento e incluso no estar de acuerdo y seguir respetándonos.
    Muy buena reflexión.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me han juzgado por mis opiniones, aunque no parezca lógico del todo. Por lo que he vivido en sociedad, es imposible dar mi opinión sin que me señalen con el dedo o me miren como si fuera el ser más aberrante del mundo, qué le vamos a hacer... paciencia.

      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar
  2. ¡¡¡Hola!!!
    Opino parecido, a veces vivimos rodeados de un mundo tan superficial que no parece real. Y a veces estamos tan alienados que nos falta personalidad, nos gusta lo que gusta a los otros y hacemos las cosas "porque toca", no porque queremos.
    Menos mal qu equeda gente diferente como tú.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso exactamente lo mismo y creo que marcar la diferencia es algo que nos beneficia como personas y hacemos el toque especial que le falta al mundo.

      Besos y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Buenísima reflexión, y estoy totalmente de acuerdo contigo. Tenemos una libertad falsa -sobre todo las mujeres, pero ese ya es otro tema-, se nos dice que podemos hacer lo que queramos pero no es cierto, la sociedad nos va a juzgar tanto si hacemos X como si hacemos Y, siempre vamos a estar en el punto de mira y, a no ser que dejemos de pertenecer a la sociedad, seguiremos sin ser totalmente libres.
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Aida. Sí que es verdad eso que dice que la sociedad nos va a juzgar por cualquier cosa que hagamos, como he dicho también, así que, de libertad tenemos poco.

      Muchos besos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TAG: 18 songs

Estupidez Humana:

Pensamientos Negativos: